Blog

IoT: el conquistador que transformará el mundo

IoT: el conquistador que transformará el mundo

Actualmente, hablar del Internet de las Cosas (IoT) es referirse a “un conquistador” que comienza a tomar control del mundo de manera disruptiva, lo mismo de empresas, fábricas, casas, ciudades y de la población. Además, su llegada se traduce en un nuevo modelo de negocio con alto potencial para cambiar la vida de las personas y revolucionar cualquier sector.  

 

La transformación digital que el mundo está experimentando con dirección al “todo conectado”, con ayuda del emperador IoT, está más cerca de lo que pensamos. Tan sólo cifras del Mobility Report de Ericsson señalan que el Internet de las Cosas conectará 28 mil millones de objetos para 2020, desde dispositivos móviles, wearables, focos y sensores, hasta automóviles, electrodomésticos y equipos para el hogar, así como maquinaria industrial y sus procesos.

 

Muy pronto, cada dispositivo tecnológico y aparato electrónico que se conecte a la red arrojará en tiempo real datos del estilo de vida de la gente, patrones de consumo,  comportamiento del punto de venta, actividades del piso de manufactura, visibilidad del tránsito en carretera y un sin número de cosas que  aún no podemos imaginar.

 

La realidad aumentada y realidad virtual, inteligencia artificial, automatización, impresión 3D, entre otras tecnologías, son parte de las tropas del conquistador del mundo conectado. ¿Ficción o realidad? Las posibilidades son infinitas y los cambios están llegando a una velocidad sin precedente a nuestra vida diaria, así como a los procesos y la forma de hacer negocios (Industria 4.0).

 

Para muestra un botón del papel de IoT. En 1990 existieron cerca de 300 mil computadoras de escritorio conectadas a internet, mientras en el año 2000 fueron 300 millones de desktops. Al cierre de 2016, existían  alrededor de 6 mil 300 millones de objetos conectados que no solo incluyen computadoras fijas sino cosas conectadas. Lo sorprendente es que para el cierre del 2017, contaremos con 8 mil 400 millones cosas inteligentes, 31% más que el año anterior.

 

Por otra parte, las aplicaciones y desarrollos que se generan alrededor del Internet de las Cosas exigen talento especializado, así como plataformas que adopten nuevos modelos de negocios, novedosas estrategias de marketing e infraestructura escalable que permita soportar, administrar y capitalizar la gran cantidad de datos que recogerá IoT de cada dispositivo y objeto conectado.

 

La consultora Gartner destaca que la explosión en los dispositivos inteligentes impulsará un aumento en el gasto en servicios de IoT, ya que las empresas contratan cada vez más proveedores externos centrados en el Internet de las Cosas para ayudar a reactivar y gobernar sus iniciativas tecnológicas y de ciberseguridad.

 

Además, el gasto mundial en objetos conectados en las empresas llegará a los 964 mil millones de dólares en 2017, siendo la mayor partida dedicada a aplicaciones orientadas al consumidor con 725 mil millones de dólares. China, América del Norte y Europa Occidental serán los motores del IoT, ya que albergarán el 67 por ciento del total de dispositivos instalados este año.

 

 

En la conquista mundial del IoT, el smartphone representa el elemento clave para que los usuarios conectividad con otros dispositivos (televisiones, refrigeradores, reloj despertador, entre otros) y se logre la tan anhelada interacción que el Internet de las Cosas busca.

 

Además, IoT va a mejorar la gestión de alumbrado público; iluminación, control de temperatura y ahorro de energía en edificios, así como eficientar los servicios de salud, agua, gas, trámites y transporte. Cabe destacar que la activación de sensores en plantas industriales detonará con mayor fuerza la Manufactura 4.0.  

 

Sin embargo, los retos a resolver ante la inminente conquista del Internet de las Cosas se resumen en cuatros puntos: seguridad, privacidad y control, estándares en hardware y software para el mundo conectado y la administración de datos.

 

Respecto al último elemento, la explosión de información en la que vivimos es parte de la esencia del IoT, al arrojar infinidad de datos estructurados y no estructurados  de millones de objetos conectados. Las compañías que establezcan estrategias de manejo y gobierno de datos podrán capitalizar la información a su favor y tomar mejores decisiones.

 

Y tú, ¿ya estas preparando para afrontar los retos del imperio IoT?

Comparte el post: