Blog

La correcta integración de datos nunca será 'Old Fashion'

La correcta integración de datos nunca será 'Old Fashion'

El otro día mientras visitaba un centro comercial, me detuve por un momento a mirar con atención los diferentes estilos y looks que portaban un sinnúmero de personas que caminaban por los pasillos de la plaza. Fue curioso observar como desfilaban ante mis ojos muchas épocas y personalidades a la vez.

 

Entre estilos clásicos, hípsters, rockeros, modernos, dramáticos, entre otros, así como gente que todavía usaba accesorios, suéteres, pantalones y otras prendas que le daban toques ochenteros, noventeros y contemporáneos; me vino a la mente la famosa frase ‘la moda siempre vuelve’, porque aunque presencié un gran desfile, ninguno se vio completamente atrapado en aquellas épocas, era como un ‘remake’ de esas temporadas, aplicadas a nuestros días.

 

Y es de eso se trata la moda, de vivir ciclos que van desde su introducción, crecimiento, madurez, hasta llegar por un declive que las hará estar ‘fuera de’ por un tiempo, pero que en algún momento volverán a usarse, pero con un toque actual.

 

Al ver toda esta mezcla de épocas, tendencias y estilos, me hizo pensar ¿qué pasaría si mandáramos al baúl de los recuerdos los fundamentos de una correcta integración de datos porque consideramos que ya no están de moda? Seguramente estaríamos cometiendo un grave error.

 

Los profesionales de Tecnologías de Información (TI) a cargo de un proyecto de integración de datos a menudo están inseguros por dónde empezar. A pesar ser una ciencia que podemos considerarla en etapa de madurez y que ha integrado  nuevos enfoques y tecnologías, es momento de echar una mirada hacia atrás y revisar si estamos tomando las bases correctas para integrar de manera correcta la información.

 

La consultora IDC indicó que para el cierre de 2016, el 21% de las empresas en México habrá invertido en soluciones de Big Data, debido a que están conociendo los beneficios tangibles que ofrece la correcta integración de los datos. No obstante, esto requiere y exige un buen manejo de la información.

 

Existen algunos elementos clave que hay que tener presentes como punto de partida para realizar un correcto proyecto de integración de datos:

 

  • Metadatos: Estos son realmente valiosos, ya que la información que se obtenga sobre los datos nos va a conducir a la manera correcta de integrarlos. Es necesario comprender la información contenida tanto en los sistemas de origen como en los de destino; así como su verdadero significado para encontrar una única fuente de datos. Por ejemplo ¿cuál sería la única fuente de la verdad dentro de la empresa para obtener información de algún cliente? La misma pregunta aplicaría para los datos de venta y de inventario, entre otros.

 

  • Flujos: Un tráfico correcto de datos debe ser funcional. Una vez que comprendemos el verdadero valor de la información, es momento de revisar cómo fluirán de un sistema a otro. Aunque la mayoría de los flujos de integración de datos se replican de forma sencilla, existen también procesos de cambio estructurado y de contenidos donde los datos circularan entre varios sistemas, con la finalidad de que el sistema final reciba información nativa. Esto no es un gran problema si se replica información entre dos bases de datos relacionales, pero lo que generalmente pasa es que se mueven datos entre sistemas SQL y otros, o bien, entre almacenes de datos estructurados y no estructurados. El motor de integración de datos debe hacer frente a la complejidad de acomodar las formas en que la empresa almacena los datos y situar estas complicaciones en su propio dominio. 

  • Seguridad y gobernabilidad: Es necesario ocuparse de estas dos variables principales en la integración de datos, ya que muchas veces no están bien entendidas. Esto se vuelve un problema más grande a medida que se avanza hacia la nube, debido a que los datos quedan fuera de control. Gobernabilidad en el contexto de la integración de datos, significa implementar políticas activas alrededor del uso de los datos, de los flujos de información, de las transformaciones, entre otros, y por lo tanto somos capaces de controlar y realizar un seguimiento de cómo se aprovechan las entidades. Esto nos permitirá evitar que alguien cambie un flujo o la estructura del sistema de destino, o que rompa con la solución de integración de información. Todas las dependencias tendrán un seguimiento, por lo que se deberá contar con permiso para realizar algún cambio.

 

 

Según Gartner, la mayoría de las compañías que invierten en soluciones de datos, espera un alto retorno de inversión por la adopción del Big Data, aunque solo el 43% de ellas se queda en la planeación y el 38% realmente invierte en este tipo de herramientas, independientemente de los beneficios estimados.

 

No importa si es el primero, segundo o el quinto proyecto de integración de datos en el que se trabajará, los fundamentos para su correcta implementación nunca serán ‘old fashion’ y serán básicos para su éxito.

 

 

                            


 

Comparte el post: