Blog

Transformación Digital: El punto de quiebre entre el pasado y futuro empresarial

Transformación Digital: El punto de quiebre entre el pasado y futuro empresarial

A poco más de un mes de suscitarse el sismo en la Ciudad de México con magnitud de 7.1 grados Richter, poco a poco la sociedad y las empresas han vuelto a retomar sus actividades para activar la economía y reconstruir las zonas afectadas. Un momento sin duda complicado para el país con momentos de caos, miedo, incertidumbre y pérdidas irreparables.
 
Sin embargo, a diferencia del terremoto de 1985 hace 32 años y gracias a la evolución de la tecnología analógica a la digital,  al paso de algunas horas, la gente pudo comunicarse con familiares y amigos a través de apps de mensajería como WhatsApp, Facebook Messenger y redes sociales sin importar el colapso de líneas telefónicas y celulares, así como organizarse rápidamente vía redes sociales para compartir información sobre desaparecidos, albergues, donaciones, herramientas y voluntarios en las zonas cero del desastre.   
 
Por otra parte, un grupo de activistas, periodistas, programadores, colectivos y organizaciones crearon la plataforma #Verificado19S, con el objetivo de corroborar y distribuir información oficial para mejorar la coordinación de ayuda a las víctimas del temblor. Además, mientras se verificaba si los edificios corporativos tenían daños estructurales, el capital humano tuvo acceso a su correo electrónico y archivos necesarios para continuar la operación a través de internet y la nube.  
 
¿Qué marcó la diferencia en este nuevo desastre natural? Sin duda, la protagonista principal fue la tecnología, la cual se convirtió en un recurso fundamental de información, comunicación y colaboración para millones de mexicanos y la comunidad internacional. En pocas palabras, este escenario fue posible gracias a la Transformación Digital (DX).
 
De la misma manera en que la sociedad no es la misma después de vivir el reciente sismo, las organizaciones se encuentran en un punto de quiebre que marca la tecnología para pasar de una etapa a la siguiente. Además, muestra una clara señal de avance y permite enfocar nuestra atención en la transición de lo analógico a lo digital.  
 
En este contexto, la Transformación Digital es la reinvención de una compañía a través de la implementación de tecnología digital (genera, almacena y procesa los datos) para mejorar su desempeño. DX se refiere a una nueva forma de organización, revisión y creación de procesos, así como manera de trabajar, generar conocimiento y nuevas capacidades en los equipos de trabajo.  
 
El término transformación se refiere a un cambio fundamental en los negocios, desde los productos y servicios que ofrece hasta la forma en que se entrega, el cual generalmente responde a una disrupción en el mercado y a la demanda de los consumidores.  
 
La consultora IDC señala que para 2020, el desempeño de todas compañías se medirá por un exigente conjunto de criterios basado en la Transformación Digital, que requieren de una mejora de rendimiento del negocio de un 20 a un 100%. Además, IDC destaca que existen cinco elementos que se deben considerar en este camino: liderazgo, experiencia, información, modelo operativo y fuerza de trabajo.
 
Además, La simple implementación de tecnología no produce DX, pero cambiar una organización para aprovechar el potencial de estas tecnologías sí lo hace. A finales de 2017, para seis de cada 10 CEOs de las principales dos mil empresas globales, la Transformación Digital será el centro de su estrategia corporativa (planes, procesos y cultura organizacional) y la nube será la opción preferida para las aplicaciones de negocio.
 
Existen 3 áreas principales que se deben tomar en cuenta al iniciar el viaje hacia la Transformación Digital: procesos operativos (enfoque en tareas estratégicas, innovadoras y creativas, así como habilitación de esquemas flexibles de trabajo –flex office-, que según el rol que desempeñe el ejecutivo en la compañía, puede trabajar desde su casa o en cualquier lugar), experiencia del cliente (conocimiento del consumidor a través de analítica y atención vía canales digitales) y modelos de negocio (drones, ecommerce, comercio móvil y entorno omnicanal).
 
Cada vez más crece el uso de redes sociales, nube, big data, analítica, Internet de las Cosas (IoT), inteligencia artificial, entre otras tecnologías, que generan oportunidades de negocio al aprovechar al máximo el uso de datos maestros para capitalizarlos en decisiones e iniciativas de negocio, en cualquier momento y en cualquier lugar.
 
En términos de DX, estamos en un gran momento en Latinoamérica, ya que la región se encuentra en un punto crítico y positivo. De acuerdo con datos de la Agenda CIO 2017 de Gartner, la digitalización, la TI bimodal (tradicional y experimental) y la evolución de los roles en las organizaciones, obligan al mercado a dar el paso hacia las tecnologías digitales.
 
Actualmente, el mundo no tiene tiempo de ir en busca de ideas, necesita una Transformación Digital para aterrizar la visión y conceptos de las empresas en algo real (productos y servicios) para construir nuevos modelos de negocio que conquisten al consumidor y generen mayores ingresos.
 
El novelista francés Honoré de Balzac mencionó que: “En las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte”. Esto hace la diferencia entre sobrevivir y caer en el intento, siendo el paso natural de las compañías implementar DX en sus negocios para fortalecer su operación y conquistar el mercado, no hay vuelta atrás. Y tú, ¿ya estás listo para el punto del quiebre hacia la Transformación Digital?

Comparte el post: